Como dice aquella canción de Cole Porter: Los pájaros lo hacen, las abejas lo hacen. ¡Hasta Tiger Woods lo hace! Se enamoran (o se apasionan), solo que no siempre lo hacen con su pareja. En realidad, las aves tienden a ser más monógamas (como los cisnes, que se quedan con la misma pareja de por vida) que los mamíferos, que aparentemente tienen una tasa de fidelidad de solo el 3%. Aparentemente, los únicos mamíferos verdaderamente monógamos en el reino animal son los gibones, los lobos y los castores.1

Esto nos lleva a la cima del orden de los mamíferos: los humanos.

La mayoría de los estudios te dirán que normalmente los hombres casados son más propensos a engañar a su esposa que al revés, incluso en un mundo cambiante donde la infidelidad marital se reprocha cada vez menos. Investigaciones recientes realizadas por el Centro Nacional para el Matrimonio y la Familia muestran que los niveles de desaprobación de los affaires han caído por primera vez en 50 años.2

Y aunque los hombres engañan más que las mujeres, los datos de la encuesta del Instituto de Estudios Familiares muestran que la indiscreción matrimonial varía según la edad y, de hecho, cuando llegan a la mediana edad, las tasas de infidelidad para ambos sexos aumentan.3

am-4

El sexo y el hombre casado (o… el marido)

En general, hay muchos más hombres que mujeres jugando el juego del adulterio. ¿Por qué lo hacen? Si escuchamos a algunos terapeutas destacados de los Estados Unidos, como Daniel Dashnow y Robert Weiss, las razones son bastante variadas. Desde inmadurez, inseguridad y egoísmo hasta los impulsos sexuales más fuertes, la vulnerabilidad emocional y la necesidad de validación, su investigación arroja una larga lista de todo lo que aflige la psique humana masculina4. Y aún hay más. En su reciente artículo para Slice, la bloguera Suzy Alexandre reunió a una serie de terapeutas (entre ellos Dashnow y Weiss) para su artículo “Why Do Men Cheat” (Por qué engañan los hombres) con el fin de identificar otras consideraciones importantes, como sentimientos de abandono, resentimiento, decepción, aburrimiento, insuficiencia financiera y, por supuesto, la novedad y excitación puras de lo prohibido.6 Vaya, y luego dicen que son las mujeres las que se dejan llevar por sus emociones.

Sin embargo, otras investigaciones científicas indican más matices en las razones para la infidelidad. En la edición del 4 de marzo de 2018 de The Conversation, el escritor Gery Karantzas cita una encuesta de 5000 personas realizada por los grupos británicos Relate y Relationships Scotland, la cual encontró que el 33% de los encuestados ha tenido una pareja que los ha engañado y otro 9% sospecha que su pareja lo engaña pero no tienen pruebas.7

Entonces, ¿cuáles son las principales razones para tener un affaire? Para los hombres, la falta de comunicación (68%), el estrés (63%), la disfunción sexual con su pareja actual (44%), la falta de intimidad emocional (38%) y la fatiga o cansancio crónicos (31%) ocuparon los primeros lugares. Compara esto con las cinco razones principales de las mujeres encuestadas: falta de comunicación (75%), cansancio (32%), antecedentes de abuso (26%) y falta de interés en tener relaciones sexuales con su pareja actual (23%).7 Parece que los hombres y las mujeres infieles del Reino Unido tienen más en común de lo que creen.

14694 am-8

Pero ¿es infidelidad?

Enfrentémoslo. No todos los hombres son infieles, pero los que sí se descarrilan prefieren encuentros discretos de varios tipos. Lo interesante es que las percepciones de lo que significa ser infiel a menudo varían de acuerdo con la edad de cada persona, como lo confirma el estudio del Reino Unido en el que se le pidió a los encuestados que clasificaran actividades como coquetear, sextear, ver pornografía y tener affaires en la escala del adulterio. Por ejemplo, 41% de las personas de menos de 25 años creen que coquetear puede ser considerado infidelidad, mientras que cuando se trataba de pornografía, solo el 9% de ellos lo clasificó como infidelidad en comparación con el 30% de los mayores de 65 años.7

De acuerdo con Sheri Stritof, de verywellmind.com, no toda infidelidad involucra sexo. Una aventura extramarital se define generalmente como una relación romántica o emocional con alguien que no sea su cónyuge o pareja. Stritof afirma que el sexo puede o no ser parte de la ecuación, particularmente en el mundo cibernético de hoy en día, donde es posible que algunas personas ni siquiera conozcan a la persona con la que se involucran. También clasifica los distintos tipos de affaires o aventuras:

  • Románticas: También conocidas como como “aventuras del corazón”, limerencias o mal de amores.8

  • Casuales: Relaciones basadas en la atracción física (y a veces emocional) sin la expectativa de algo más formalizado.

  • Emocionales: Aunque no son de naturaleza física, una aventura platónica o emocional puede conducir a la intimidad sexual.

  • Cibernéticas: Una aventura con connotaciones sexuales o emocionales que sucede en línea por lo general a través de aplicaciones de citas, salas de chat, webcam, correo electrónico o mensajes de texto.

  • Aprobadas: Estos tipos de aventuras se dan en el contexto de un “matrimonio abierto”, en el cual una pareja casada acepta relaciones extramatrimoniales basadas en parámetros definidos. Estos tipos de relaciones pueden ser swinging, itas entre personas casadaspoliamor o tríos.9

Parecería que en el universo tecnológicamente diverso de hoy en día, tener una aventura puede significar cosas diferentes para personas diferentes. ¿Eso quiere decir que es más socialmente aceptable? Veamos más de cerca a las clasificaciones de Stritof, para que juzgues por ti mismo dónde residen sus pasiones.

Encuentros románticos

¿Eres alguien que necesita la euforia de la atracción instantánea o, como algunos lo llamarían, “amor a primera vista”? ¿El romance de tu relación actual se ha ido y ahora tienes un matrimonio sin sexo? ¿O tal vez nunca estuvo ahí en primer lugar? Recuerda, las personas se casan por una gran cantidad de razones. De hecho, hasta hace unos pocos siglos, el matrimonio rara vez se trataba de amor romántico y más bien de responsabilidad social, obligaciones familiares, seguridad económica y, en la antigüedad, supervivencia básica.

Como dice Mark Manson tan acertadamente en su pícaro blog, A Brief History of Romantic Love and Why It Sucks (Una breve historia de amor romántico y por qué apesta), “Como humanos, desarrollamos instintivamente lealtad y afecto con aquellos que nos muestran más lealtad y afecto. Esto es todo lo que el amor realmente es: un grado irracional de lealtad y afecto por otra persona, hasta el punto de que llegamos a hacernos daño o incluso morir por esa persona. Puede parecer una locura, pero es este sentimiento cálido y simbiótico el que mantiene a los miembros de nuestra especie dependiendo los unos de los otros el tiempo suficiente para sobrevivir en las sabanas, poblar el planeta e inventar Netflix”.10

Pero ¿el amor por tu cónyuge y la satisfacción con su matrimonio equivalen al amor romántico? ¿Tu relación actual continuaría funcionando si así fuera?

am-6

Amoríos casuales

¿Eres un hombre casado pero tienes curiosidad de saber qué se sentiría estar con otra mujer, o incluso con otro hombre sin compromiso alguno? Entonces estás bien firme en el territorio del ligue casual, casado pero buscando algo más, algo diferente para explorar sin las responsabilidades diarias de una relación. Aunque sea algo casual por naturaleza, recuerda que hay algunas reglas básicas para mantenerlo así. Según Sarah Summer de LovePanky, algunas de estas son:

  • Sé completamente sincero respecto a tus expectativas de la relación.

  • Mantén tus emociones bajo control: no confundas la atracción física con el amor. Seguramente las emociones jugarán un papel en tu relación, pero cualquier cosa puede hacer que la relación sobrepase los límites de lo que estás buscando.

  • No te dejes controlar ni manipular para aceptar lo que la otra persona quiere para poder verte.

  • Fija parámetros de comunicación, cuándo y dónde reunirse, y sé siempre sincero sobre tus sentimientos.11

Solo amigos

Si te sientes más cómodo embarcándote en una relación emocional o platónica primero, no te sorprendas si a esto le sigue una relación física. Se ha convertido en lo que ahora llamamos “amigos con derechos” y difiere de la aventura casual porque has llegado a conocer y confiar en esa persona primero como amiga y no como una pareja sexual. Pero eso no significa que las cosas no puedan ponerse feas emocionalmente, a menos que se establezcan algunas reglas básicas. Una vez más, la simple comunicación puede llevarte muy lejos. Según la doctora Emily Morse, experta en relaciones y anfitriona del podcast Sex with Emily: “sé lo más transparente posible, permanece dispuesto a negociar y nunca juzgues o haga que la relación sea unilateral Ten la conversación en un ambiente neutral y siempre ten una perspectiva de sinceridad y afecto”.12

Sexo cibernético y nada más

En el mundo virtual interconectado de hoy, las relaciones íntimas pueden estar a un clic de distancia o tras deslizar la pantalla. Ya sea que las obtengas a través de aplicaciones de citas, salas de chat, sexting, videocámaras o correo electrónico, estos affaires pueden ser tan explosivos y sensualmente satisfactorios como los físicos. Aunque no es necesario estar en la misma habitación en estos días para provocar un deseo sexual explosivo, hay desventajas en encontrar a la persona adecuada cuando las conexiones se basan únicamente en filtros y algoritmos.

Matrimonio abierto

El concepto de matrimonio abierto puede incluir términos como las citas entre personas casadas, experimentación bisexual, swinging o poliamor, pero no se debe confundir con un acuerdo del tipo “vale todo”. Las personas que tienen matrimonios abiertos exitosos dirán que funcionan porque ambos cónyuges llegaron a un acuerdo en las expectativas compartidas y desarrollaron reglas básicas para las relaciones externas. No son la panacea, pero muchas parejas sienten que la honestidad y la comunicación que acompaña a estos amoríos ha mejorado su matrimonio.13

am-2

¿Cuál es el siguiente paso?

Cada quien conoce sus necesidades y circunstancias maritales mejor que nadie, y por eso es que AshleyMadison.com (y sus aplicaciones de citas entre personas casadas) está aquí para ayudar a los interesados en darle dirección a sus deseos y alcanzar sus fantasías de aventuras. ¿Por qué deambular entre un mar de avisos clasificados, servicios en línea de escorts y aplicaciones de citas cuando puedes encontrar fácilmente a la persona adecuada en una fuente discreta y confiable? Si sientes curiosidad por saber lo que puedes lograr, crea tu perfil hoy mismo e imagínate las infinitas posibilidades románticas que tendrás.

break 3

Únete a millones de miembros y explora las posibilidades que hoy se abren ante tus ojos.

am stacked bold

© 2024 Ruby Life Inc. Models are pictured for illustrative purposes.